Y ahora vienen tres eclipses totales de Sol en Chile

Basic RGBPor Iván Fredes Guerrero

Nuestra loca geografía del fin del mundo será una excepcional protagonista de tres sucesivos eclipses totales de Sol. El más espectacular y cercano fenómeno astronómico ocurrirá en escenarios muy distantes y disimiles dentro del territorio chileno. Uno atravesará el desierto atacameño más árido del planeta,  otro cruzará milenarios bosques de araucarias y el último merodeará los glaciares antárticos eternos.

Esta sucesión de eclipses en tres años continuos -2019-2020-2021-, es totalmente  inusual en un mismo país. Puede ocurrir,excepcionalmente,  en un mismo territorio extremadamente largo. Y Chile lo es con sus 8. 000 kilómetros, desde Arica a la Antártica.

Y si a ello suma su contraste geográfico y climático, el escenario es inédito a nivel mundial.

El trío de eclipses ocurrirá cuando el satélite natural cubra el disco solar.  En ese momento la Tierra, la Luna y el Sol quedarán perfectamente alineados. Entonces, la Luna bloqueará la luz solar y proyectará su negra sombra sobre una larga y estrecha franja en la superficie del territorio chileno y argentino.

Cuando ello ocurre,  la Luna y el Sol se ven del mismo tamaño aparente. Esto porque la Luna es 400 veces más pequeña que el Sol y se encuentra 400 veces más cerca de la Tierra. La oscuridad total puede durar entre 2 y 7 minutos. Y la sombra lunática puede tener hasta unos 160 kilómetros de ancho y unos 16.000 kilómetros de largo.

Este tipo de eclipse solar total ocurre cada uno a dos años en algún punto del globo terráqueo. Y es imposible que una persona presencie dos en su vida desde el mismo lugar.  La razón es muy simple. El fenómeno se repite en promedio cada 375 años sobre el mismo sitio.

 Entre caletas, desierto y observatorios

El primer eclipse  chileno ocurrirá  el  martes 2 de julio del 2019.  Y la totalidad en su punto máximo, en el Océano Pacífico, al norte de isla de Pascua,  durará 4 minutos y 33 segundos.

La sombra de la Luna cubrirá con su oscuro manto una extensa franja justo en el centro de la región de Coquimbo, en el norte del país. La oscuridad en pleno día también caerá sobre las cúpulas de los observatorios internacionales de Geminis Sur, SOAR, Tololo, la Silla y Las Campanas.

El máximo de la totalidad de la cita celestial en La Serena ocurrirá a las 16:39’42 (hora chilena), durará 2 minutos y 11 segundos, según lo calcula el astrofísico de la NASA, Fred Espenak, apodado “Mr. Eclipse”, el gurú planetario de los eclipses.

Durante ese tiempo, la proyección de la sombra o umbra del satélite natural oscurecerá una larga y extensa franja de 146 kilómetros de ancho,  -entre el villorio pesquero de Guanaqueros (sur) y el desolado pueblo minero de Domeyko (norte)-, haciendo visibles las estrellas en su paso por ciudades, puertos y valles; Coquimbo, La Serena, Vicuña, Paihuano, Andacollo, Caleta de Hornos,  La Higuera,  Chungungo, Choros, Punta de Choros, Isla Damas y la pampa de la Provincia de San Juan, en el norte Argentino.

Entre bosques, lagos y volcanes

Al año siguiente, -el lunes 14 de diciembre del 2020-, un segundo eclipse total de Sol tendrá como escenario terrestre el sur de Chile. Pero el clímax estará en la pampa de la patagonia argentina, cerca de San Martín de Los Andes,  donde tendrá una duración máxima de 2 minutos y 10 segundos.

En su paso por Chile, la franja de la umbra tendrá 90 kilómetros de ancho y cruzará  volcanes activos, lagos,  ríos y bosques de milenarias araucarias, donde habita la etnia mapuche, la más numerosa del país sudamericano.

“Mr. Eclipse” calculó que la totalidad sobre Villarrica ocurrirá entre las 13: 03 horas y las 13:05 horas, con una duración de dos minutos y nueve segundos. También la trayectoria de la umbra oscurecerá las ciudades de Puerto Saavedra, Carahue, Nueva Imperial, Teodoro Schmidt, Nueva Imperial,  Pitrufquén, Freire, Gorbea, Temuco, Loncoche,  Licán Ray, Pucón, Curarrehue y Caburgua.

En el hogar del krill, ballenas y pinguinos

Cómo si fuera poco el mismo Espenak anticipa que al año siguiente, el sábado 4 de diciembre del 2021, ese fenomenal espectáculo de la naturaleza se repetirá al fin del mundo, cerca del polo sur, en territorio antártico chileno. La sombra de la Luna oscurecerá el Mar de Weddell durante 1 minuto y 54 segundos. Su oscura franja cruzará por los hielos eternos aledaño. El escenario será el más inhóspito y despoblado de la tierra. En la actualidad, el mismo territorio también es reclamado por Inglaterra y Argentina.

El “ekleipsis”, como llamaban los griegos al ocultamiento parcial o total de un cuerpo celeste al pasar frente a otro, ocurre en este caso cuando la Luna cubre el disco solar y proyecta su sombra sobre una larga franja de la superficie terrestre.

Eclipse Total de Sol, Isla de Pascua. Crédito Arturo Gómez.

El cazador de eclipse chileno, el astrofotógrafo Arturo Gómez, subraya que desde el   punto de vista científico un eclipse de ese tipo sirve nada más para estudiar la parte externa del sol, la corona solar. Y precisa que la observación científica de un eclipse total de sol permite confirmar cada vez que la luz se curva en el espacio como lo postula la Teoría General de la Relatividad.

 “En este caso la luz se desvía por la fuerza gravitacional del sol. Eso está comprobado y es consistente con la teoría de Albert Einstein”, apunta Gómez, quien en los últimos 50 años fotografío todos los eclipses de Luna y Sol observables desde Chile.

Cazadores de eclipses 

Desde el punto de vista turístico, un eclipse total de sol despierta el interés de miles de astrónomos aficionados, cazadores de eclipses, turistas y público alrededor del mundo. Su espectacularidad origina un gran desplazamiento de personas hacia el o los países que quedan bajo su umbral.

Jay Pasachoff es el cazador de eclipses más famoso del mundo. Ha estado en 58 eclipses totales de sol. En la foto es entrevistado por el autor de este reportaje durante el eclipse de Putre de 1994.

Así quedó demostrado durante los últimos dos eclipses totales de Sol ocurridos en Chile en las dos últimas décadas.

Para el eclipse total de Putre, del 3 de noviembre de 1994,  unos 25 mil turistas nacionales y extranjeros  llegaron hasta el altiplano para observar el fenómeno. Y, para el último que tuvo su totalidad sobre la Isla de Pascua, el 11 de julio del 2010, arribaron sólo 3.500 turistas debido al límite impuesto por los isleños ante la fragilidad del ecosistema pascuense.

Por ahora, sólo se especula que cientos de miles de turistas caerán sobre estas tierras nortinas y sureñas y mucho menos en los hielos antárticos para ver cuando la Luna “apague” el Sol en pleno día.

 

Gomez I Pascua

El astrofotógrafo Arturo Gómez antes de la captura del eclipse total de sol de Isla de Pascua que ilustran este reportaje.